Álava es una de las provincias del País Vasco más conscientes de las ventajas de la biomasa. Ya en 2011 Okina, una de sus aldeas, se convirtió en pionera al construir una red de calor que suministra agua caliente y calefacción a treinta edificios. Ahora la Diputación Foral da otro paso adelante aprobando un convenio para la construcción y puesta en marcha en Asparrena de otra red que dará servicio a la casa de la cultura, el ambulatorio y un colegio. Como en el caso de Okina, la biomasa procederá de la limpieza de los montes del municipio, una iniciativa llena de ventajas.

Así, el pasado 23 de diciembre el Consejo de Diputados de la Diputación Foral de Álava aprobó un convenio entre el Departamento de Medio Ambiente y Urbanismo de esta institución y la Central Hidroeléctrica San Pedro de Araia para la construcción y puesta en marcha de una planta de biomasa en el núcleo de Araia, perteneciente al municipio de Asparrena, que suministrará agua caliente y calefacción a tres edificios municipales: la casa de la cultura, el ambulatorio y el colegio público Araia. 

La biomasa que se utilizará proviene de la limpieza, mantenimiento y conservación de los montes del municipio de Asparrena, pertenecientes al Parque Natural de Aizkorri-Aratz. “Esto supondrá articular sistemas de manejo y gestión diferenciados y absolutamente novedosos en estos espacios naturales, aportando valor económico añadido a este patrimonio natural y contribuyendo a su mejor conservación y gestión”, señalan fuentes del Consejo.

Como en Okina, la Diputación cree que la central de Araia ejercerá un “importante valor demostrativo y extrapolable a otros entornos naturales y rurales del territorio histórico de Álava”. 

Fuente: Energias Renovables