Según el Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa, en la comunidad de Aragón hay 1.345 instalaciones, acumulando una potencia total de 113,2 MW. Desde Avebiom aseguran que son datos con “una posición intermedia en el contexto nacional”. Según su portavoz, Juan Jesús Ramos, “Aragón tardó en entrar pero ya está a la altura de los demás”.

La biomasa es un sistema energético en auge en Aragón. En el ámbito doméstico, el Observatorio cuenta más de 800 calderas instaladas en la comunidad. “La mayoría son instalaciones en viviendas unifamiliares, aunque existe un buen número de instalaciones en comunidades de propietarios localizadas en Zaragoza, que es la tercera capital de provincia con más calderas, después de Madrid y Salamanca”, explica Ramos.

También se utiliza cada vez más la biomasa para uso industrial. La Comunidad cuenta en la actualidad con más de350 calderas en este sector con una potencia de 86,7 MW, que se destinan especialmente a las explotaciones agrícolas y ganaderas, pero también a hoteles, casas rurales, refugios o balnearios, o incluso en locales comerciales. “El sector alimentario está bien representado con bastantes panaderías, industrias cárnicas, secaderos de jamones, fábricas de pienso, almazaras…”, comenta el portavoz de Avebiom.

Incluso el sector público se suma a esta energía. Existen 20 residencias de mayores en funcionamiento con esta tecnología  y una de estudiantes, 26 colegios y un instituto, así como dos piscinas y seis polideportivos, 23 edificios para la administración y gestión (ayuntamientos y dependencias municipales) y 46 edificaciones para servicios educativos, culturales, sociales y lúdicos.