En la Comunidad de Aragón hay 2 centrales que trabajan actualmente con biomasa, sin embargo, estas instalaciones no aprovechan ni el 5% de las casi 600.000 toneladas de recursos forestales que la comunidad general al año.

La energía consumida que proviene de la biomasa no llega al 1%, lo que pone de manifiesto que el sector se ha ido olvidando durante los últimos 15 años. Según Pilar Ruiz, presidenta de la Asociación Forestal Aragonesa, “el sector forestal viene de estar totalmente olvidado durante los últimos 15 años por las administraciones, que han destinado hasta un 90% de los fondos para el desarrollo rural al mundo agroalimentario”. Así, la asociación reclama una mayor inversión de la DGA para poner en marcha una industria “cuyos réditos por euro invertido pueden ser muy altos”.

En los últimos dos años se ha puesto en marcha un programa de campañas para implementar un mejor aprovechamiento de la biomasa desde la Dirección General de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón. La DGA gestiona el 65% del más de millón y medio de hectáreas de árboles que podrían ser utilizadas con este fin.

La biomasa, además de sus implicaciones medioambientales, ayuda a crear empleo y reduce el riesgo de incendio porque ayuda al iimpiar los montes. “Creemos que una apuesta mantenida por este sector en España, y en especial en Aragón,puede crear miles de empleos en zonas rurales, y sobretodo aumentar los eslabones de la industria maderera, que por desgracia se ha quedado muy reducida”,comenta Antonio Gómez, encargado del sector Forestal de la Federación de Industria de UGT (Fitag) .


El desarrollo de la biomasa supondría también una medida de prevención para evitar incendios forestales. “Para la generación de biomasa se usa tanto troncos normales como residuos que genera el bosque, y los bosques aragoneses, debido a su poca explotación y su abandono, están hasta arriba de ramas y hojas secas que suponen un grave peligro en caso de generarse un incendio”, comenta Ruiz.

Los actores implicados en la explotación forestal de Aragón se reunieron este viernes con la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente para trazar un plan de medidas a tomar y de la que salió una propuesta muy clara de “movilizar la mayor cantidad de madera para atender las demandas del sector, avanzar en las certificaciones forestales, estimular la colaboración con las empresas privadas y planificar el uso de la biomasa forestal”.