La planta térmica de biomasa de Ólvega, Soria, sufrió ayer un incendio, que se inició en los equipos de filtrado alrededor de las diez de la mañana. La voz de alarma la dieron los tres empleados de mantenimiento de la fábrica, que en esos momentos se encontraban realizando trabajos de soldadura.

Todo apunta a que saltó una chispa durante los trabajaos de soldadura de uno de los tres empleados de mantenimiento, conclusión a la que se ha llegado a raíz de las inspecciones y análisis llevados a cabo por la Guardia Civil y según fuentes de la empresa Rebi-Recursos de la Biomasa.

“Los daños son menores de lo que al principio creíamos, porque sólo se ha visto afectado el aislante del techo, y es lo que ha provocado la enorme masa de humo negro que los vecinos veían en el pueblo esta mañana. Algunos equipos de filtrado han sufrido algún daño que ya estamos reparando, falta limpiar y adecuar la central, pero no se ha dañado ningún componente más que pueda afectar a la Red Urbana”, aclara el gerente de Rebi, Alberto Gómez.

Lo que alertó a los habitantes del pueblo fue el humo negro que salía de la fábrica, por lo que se pusieron en contacto con los bomberos de Ólvega, que sofocaron el incendio sobre las 13:30 horas.

En el incendio de la planta de biomasa no se han visto afectados ni las calderas ni los depósitos, por lo que se considera que la avería no es lo grave que podría haber sido. El suministro de energía, aunque fue paralizado, se restablecerá en las próximas horas.

El ayuntamiento de Ólvega estrenó su red de calor hace un año, y abastece de calefacción y agua caliente sanitaria a once edificios públicos del municipio y a cinco comunidades de vecinos.