Algunas empresas asturianas ven en la biomasa una oportunidad de negocio a través del reciclaje de residuos forestales generados por industrias agroalimentarias. Las últimas en sumarse a la iniciativa han sido Indemesa y Dobra que decidieron asociarse, la primera como consorcio y fabricante de bienes de equipo, y la segunda como tecnólogo en gasificación de biomasa. De esta forma van a presentar un proyecto a la Comisión Europa con el objetivo de obtener financiación para facilitar su desarrollo.

Este proyecto será subvencionado en primera fase por la Comisión Europea. Consiste en el aprovechamiento simultáneo de las energías térmica y eléctrica generadas a partir del gas sintético (syngas) obtenido en el reactor de gasificación. La segunda fase pasa por la construcción y operación continua de una planta de gasificación de residuo forestal y de cogeneración con 1,2 millones de presupuesto.

Bruselas decidió subvencionar la primera fase de este proyecto en el que también participará Hunosa, que llegó a un acuerdo con las Indemesa y Dobra para integrarse.

 

Fuente: El Comercio