El consumo de pellets en nuestro paíse se ha multiplicado por cuatro en los últimos cuatro años, de forma que ya permite un ahorro del 45% en la factura energética respecto al uso de combustibles fósiles, eliminando un 100% de las emisiones de CO2.

Así, la producción de estufas alimentadas con este combustible se ha multiplicado por 10 en la última década, según datos de 2012 recogidos por parte de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Ese mismo año se habían producido 19 millones de toneladas de pellets frente a los 2 millones registrados en 2002.

Según datos de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (AVEBIOM) el uso de biomasa permite ahorrar hasta un 45% en la factura energética respecto al uso de otros combustibles fósiles. 

El pellet es el biocombustible más comercializado en el mundo, con un 40% de cuota en 2010 que equivale a unos 15 millones de toneladas. Sin embargo, su precio se mantiene estable desde el año 2003.

Expertos en la materia estiman que el 10% de la energía final consumida en la Unión Europea en el año 2020 provendrá de la biomasa, y el consumo de pellets doméstico de 2030 será el doble al registrado en 2010.El uso del pellet industrial también aumentará, incluso superando el del pellet doméstico. 

 

Fuente: Agronews