El Gobierno de Extremadura ha otorgado la autorización ambiental para instalar y poner a funcionar una planta de biomasa con una potencia térmica de 179 Mw en la localidad de Casatejada, en Cáceres.
La planta está promovida por Foresta Energía de La Vera, del grupo Foresta Capital, y está diseñada para generar 50 Mw de electricidad por medio de un turbogenerador, utilizando aproximadamente 450.000 toneladas de astillas que provienen de un cultivo energético de Chopo. Las astillas se almacenan antes de su uso en dos naves silo con capacidad de 16.500 m3. De esta forma, se garantiza el abastecimiento total de la caldera.
El cultivo energético se encuentra en un parque de madera limítrofe con la planta de biomasa, aunque no forma parte estricta de ella. Tiene una superficie de 63,01 hectáreas, de las cuales 9.617 metros cuadrados están ocupados por las instalaciones de la planta de biomasa.
Este tipo de plantas de biomasa ayudan a incentivar la economía local y a generar empleo, además de contribuir a la sostenibilidad y el ahorro energético. Además, contar con un cultivo energético ayuda a conseguir energía que la naturaleza ya necesita, lo que la convierte en sostenible y sobre todo muy barata.