La Federación de Comunidades de Regantes de la Comunidad Valenciana, FERCOREVA, propone utilizar calderas de biomasa para producir electricidad que mueva las bombas de riego, y así no tener que depender de la red eléctrica. 

Así, cuando las plantas cultivadas alcanzan el final de su ciclo productivo se puede obtener una biomasa que es energéticamente aprovechable para alimentar calderas de biomasa de pellets o astillas de madera. En la gran mayoría de los casos, estas calderas de biomasa se utilizan para calefacción o para calentar lugares públicos y en redes de servicio colectivo.También se usan en sectores industriales, sustituyendo otras fuentes de energía por resultar más barato.

Otra alternativa es instalar paneles fotovoltaicos, cuyo precio se ha abaratado casi a la séptima parte en cuatro o cinco años, y se ha perfeccionado el aprovechamiento directo de los recursos. Se trata de utilizar la electricidad que se genere al momento, sin acumuladores. La inversión puede amortizarse en tan solo cinco años.También se contempla instalar plantas de generación con la biomasa que se produce en los cultivos. Incluso se baraja combinar algunos de estos recursos, que de cualquier forma son baratos y respetuosos con su actividad.


Fuente: Las Provincias