El Gobierno Vasco ha puesto en marcha un programa que facilitará a los ayuntamientos que se adhieran el uso de la biomasa forestal de su entorno con el objetivo de obtener energía térmica, un trámite en el que se han visto interesados un total de 24 municipios, cinco de los cuales ya han iniciado el procedimiento de adaptación.

La consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, presentó esta iniciativa hace unos días en las instalaciones de Neiker un centro que dispone de su propia caldera de biomasa, con la que se ha conseguido ahorrar un 30% en la factura energética de estas instalaciones.

Tapia explicó las características de la Iniciativa Vasca para la utilización de la Biomasa Forestal con Fines Energéticos, que tiene como eje el uso de esta fuente renovable de energía como alternativa a la térmica en Euskadi. Es un paso más hacia el autoabastecimiento energético, una cuestión clave tanto en el ámbito doméstico como en el empresarial por su reducción de los costes.

La demanda energética del País Vasco es de 6,6 M tep (toneladas equivalentes de petróleo), de las cuales el 41% procede del petróleo, el 38% del gas natural y el 7% de energías renovables. De estas últimas, la biomasa supone el 57% del total. Este recurso es abundante en Euskadi, territorio que la consejera ha definido como “país forestal”, ya que las masas arboladas ocupan el 55% de su superficie, con más de 400.000 hectáreas en las que predomina el pino radiata y el haya.

El Gobierno Vasco ofrece a los ayuntamientos la posibilidad de tomar parte en un programa encaminado a utilizar la biomasa forestal para generar energía térmica. Un total de 24 municipios se han interesado por esta iniciativa y, de ellos, 5 han firmado el correspondiente protocolo de colaboración: los alaveses de Aramaio y Kanpezu, los vizcaínos de Berriz e Ispaster y el guipuzcoano de Zerain. En los 19 municipios restantes, se están llevando a cabo análisis preliminares.

Fuente: Noticias de Álava