León es una de las provincias españolas con más extensión de monte, por eso su aprovechamiento para biomasa es uno de sus usos más claros. Además, a esto se une los altos precios de los combustibles y la electricidad. Los aprovechamientos de leña en Montes de Utilidad Pública se han incrementado tanto en cantidad de producto, como de personas que acceden a ello. Su uso se da sobre todo en los domicilios particulares, aunque también se ha incrementado el uso comercial.

 León cuenta con formaciones boscosas-arboladas dedicadas a la producción de madera como las choperas y pinares, y sirven para desarrollar la actividad comercial de la zona. La haya o el roble no tienen demasiado aprovechamiento para madera de serrería ya que su extracción es más costosa y con menos posibilidades de mecanización, aunque sí se utilizan y con muy buen resultado para la obtención de biomasa combustible.

En el rural se ha documentado un aumento en las cortas vecinales para biomasa respecto a años anteriores, debido al incremento de los precios de otras fuentes de energía. Los Agentes Medioambientales velan por la correcta ejecución de las cortas para evitar aprovechamientos abusivos. Para hacerlo se necesita una licencia administrativa, y que un agente levante un acta de entrega para señalar la superficie a cortar. Terminado el proceso se vuelve a inspeccionar para ver que todo esté en orden.