Una empresa de servicios agrícolas de Alberic, en la Comunidad Valenciana se ha propuesto como iniciativa invertir en una máquina trituradora para aprovechar los restos de las podas, convirtiéndolos en pellet.

Pepe Colomina, responsable de esta firma, ha dicho que la máquina ha sido importada desde Alemania y que es la más potente del mercado, siendo capaz de convertir en virutas, que es casi como el serrín, troncos de hasta 40 centímetros de diámetro, lo que resulta un recurso cómodo en la poda de cítricos, en la que se suele trabajar con ramas de un diámetro inferior.

Su funcionamiento es muy sencillo. La máquina se compone de tres partes enganchadas como un tren,  un tractor de 160 caballos que aporta fuerza a la trituradora, junto con un remolque que vierte las astillas que produce. Cuando el remolque está lleno, se transporta la carga a una nave que la deriva a una industria especializada en Albacete, donde estos restos se usan para fabricar pellets, mezclando varios restos vegetales para obtener un producto homogéneo que se comercializa al usuario final.

El pellet es uno de los combustibles más limpios y baratos del mercado, pues como vemos se obtiene de restos de otras actividades, como la poda del naranjo, que no pueden ser utilizados para otros fines. Además, convertir estos restos en pellets reduce el riesgo de incendios si se queman indebidamente.