La Denominación de Origen Protegida Cariñena, en Aragón, recogerá los residuos de las viñas para obtener biomasa que se transformará en el Centro Energético Innovador Sostenible (CEIS), que está situado en la misma localidad.

El Consejo Regulador firmó esta semana el acuerdo con el Clúster Empresarial Biomasa & Energía (CEB&E), promotor de esta iniciativa. Su presidente empresarial, Francisco Javier de Miguel, destacó que esta tecnología tiene como objetivo proporcionar a los 1.600 viticultores de la zona un ahorro de entre 300.000 y 700.000 euros al año reduciendo el gasto de 45 euros por hectárea.

El CEIS Campo de Cariñena recogerá estos residuos de los cultivos y producirá una "energía limpia y menos costosa de la que se beneficiarán los habitantes de la zona", que derivará en "un sistema de economía circular", según explicó la compañía.

El presidente del clúster estima un ahorro del 50% en el coste de la calefacción de los edificios que tengan instalada una caldera de biomasa. El proyecto creará medio centenar de puestos de trabajo con una inversión de más de 5 millones de euros.

 

Fuente: El Periódico de Aragón