La bodega Cave San José se ha decidido por utilizar biomasa para hacer funcionar la máquina termovinificadora con la que elaboran sus vinos. «Era indiferente hacerlo mediante electricidad, gas o biomasa, por lo que decidimos apostar por este último sistema», apunta Benito Durán, director gerente de la cooperativa.

La empresa apunta que la utilización de biomasa les hace ahorrar una cantidad significativa al año en sus facturas. «Dos kilos y medio de pelet o de hueso de aceituna, que cuesta diez céntimos el kilo, son equivalentes a un litro de gasóleo, que está a más de 85 céntimos», afirma Durán.

La empresa está utilizando como combustible hueso de aceituna, aunque en ocasiones también se decantan por el pellet. Sin duda otra buena noticia para el sector de la biomasa, que cada vez gana más adeptos.