Cintruénigo instalará en su piscina cubierta una caldera de biomasa para calentar el agua, lo que permitirá un ahorro de 15.000 euros al año.

Llegaron a este acuerdo el pasado martes en pleno municipal, dando el visto bueno al proyecto ideado por Francisco Glaría Yetano, arquitecto asesor municipal, que lo elaboró debido al alto coste que le suponía al ayuntamiento la anterior caldera de gas.

Se espera que la caldera quede subvencionada en un 100% entre ayudas procedentes del Consorcio Eder y del propio Ayuntamiento. Según explicó la alcaldesa, Raquel Garbayo, "esto supondría un ahorro de unos 15.000 euros anuales", ahorro que todos los grupos municipales del consistorio creyeron necesario.

Este ayuntamiento se une así a los muchos que se unen a la biomasa como ahorro y eficiencia mediante la instalación de una caldera de biomasa para satisfacer sus necesidades energéticas.