El Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) de la Universidad de Zaragoza es el encargado de liderar un proyecto europeo con el que se pretende promover la participación del sector agrícola en el abastecimiento de biomasa en toda Europa, además de desarrollar el rural y generar empleo.

El proyecto se desarrollará en un periodo de tres años, y une la producción de biocombustibles y el sector agroalimentario, que es una actividad estacionaria en la que se emplean equipos compatibles con la biomasa, como cintas transportadoras o segadoras.

Estas instalaciones que ya usan industrias agroalimentarias pueden ser utilizadas en periodos de inactividad para producir biocombustibles, y así evitar hacer una inversión adicional.

Se prevé generar cuatro instalaciones, aunque se le prestará asesoramiento a más de cuarenta para la creación de esta línea de negocio, mediante instrucción a asociaciones agrarias nacionales y regionales de siete países.

La primera reunión se ha llevado a cabo en Zaragoza entre socios de España, Francia, Italia, Austria y Alemania.