El funcionamiento de las estufas de pellets, tanto si son de aire como si funcionan con agua, es similar. En Grupo Biosan queremos describirte el funcionamiento de este tipo de estufas paso a paso para poder solucionar cualquier duda que tengas. Entender el funcionamiento de nuestra estufa nos ayudará a utilizarla a la perfección y evitar problemas derivados de un mal uso.

Al encender el aparato, que debe contener ya los pellets en el compartimento destinado a este fin, una pequeña cantidad de este combustible se transporta hasta un depósito a través de un sistema llamado sinfín. Durante este proceso, se enciente la resistencia que viene incorporada en la base del cenicero donde se cargaron los pellets, quemando el primer combustible mientras se enciende la ventilación de la caldera, que añade aire en el cenicero para favorecer la quema del pellet.

La estufa sabe que está encendida cuando detecta calor en el cenicero debido al pellet que está quemando, y es cuando la ventilación empieza a sacar el calor hacia afuera.

Ahora que el aparato está en marcha, podemos regular la temperatura deseada a través de nuestro mando a distancia. La estufa irá comparando el valor introducido con la temperatura ambiente que detecta a través un sensor, y seguirá quemando combustible y ventilando a máxima velocidad hasta que se consiga la temperatura deseada.

La estufa calienta a través de tres vías: por su ventilación frontal (aire absorbido y pasado por el intercambiador), a través de la ventana de la cámara de combustión, y por medio del chasis.

Para los más precavidos, debido a que el aire de ventilación que entra en la estufa  pasa por un intercambiador antes de expulsarse, puedes tocar una estufa de pellets sin quemarte. Sólo hay que tener especial cuidado con el cristal de la ventana, donde la temperatura se concentra y puede resultar peligroso.

Al apagar la estufa, el sinfín deja de cargar pellets en el cenicero y la temperatura baja progresivamente. Es muy importante no apagar la estufa desenchufándola directamente, porque podría dañar el mecanismo. Simplemente pulsa el botón de apagado en el mando a distancia o en la propia máquina y espera a que el proceso se detenga.