La Diputación de Burgos y la Agencia de la Energía de Burgos (AENBUR) han realizado un estudio sobre la disponibilidad de biomasa que demuestra el gran potencial que tiene la provincia, una de las mayores productoras de biomasa y la primera en la región en consumo de biomasa leñosa en el sector residencial.

El estudio fue presentado por el presidente de la Diputación, Cesar Rico, y el presidente de AGENBUR, Ángel Guerra. En sus resultados, se señala que Burgos dispone de «amplias superficies aptas para la obtención de recursos bioenergético» y se indica que la provincia dispone de un total de 470.000 toneladas anuales de material para biomasa.

Se estima que existen 480.000 hectáreas y que su aprovechamiento supone 190.000 toneladas de materia seca y productos del pino y unas 200.000 de frondosas. La extracción se suele realizar de forma mecánica y el 60% se encuentran en montes de utilidad pública. Se calcula también que 80.000 toneladas corresponden a biomasa agrícola.

Rico indicó que, «en general, toda la provincia presenta buenas posibilidades para desarrollar negocios relacionados con la biomasa porque el recurso se distribuye por casi toda la superficie provincia. Del estudio se deriva que Burgos es la primera provincia de Castilla y León «en consumo de biomasa leñosa en el sector residencial», más de 80.000 toneladas de materia seca, lo que implica la posibilidad de mejorar y ampliar la cadena de suministro de biomasa.

Rico también destacó el hecho de que cada vez son más las empresas de la provincia que se dedican a la venta de productos relacionados con la biomasa, tanto de calderas como a la producción de pellets, producto en el que la provincia también cuenta importantes empresas que lo explotan.