El proyecto empieza el 1 de junio de este año y se prolongará hasta diciembre de 2017. Su objetivo es reducir los riesgos de incendios forestales mediante la extracción de biomasa en matorrales inflamables para convertirla en biocombustibles sólidos.

El proyecto, cuyo nombre es Life Enerbioscrub, se presentó en la vertiente Política y Gobernanza Medioambientales, que se destina a proyectos pilotos que contribuyen al desarrollo de tecnologías y métodos innovadores. En él participa el CEDER-CIEMAT, y otros centros de investigación como el  INIA (Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria), empresas como MLN (Montes de las Navas S.A.), TRAGSA (Empresa de Transformación Agraria S.A.), España BIOMASAFOR (Biomasa Forestal S.L.), GESTAMPBIO (GESTAMP Biomasa S.L.), sociedades cooperativas como AGRESTA, asociaciones como AVEBIOM (Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa) y entidades locales como el Ayuntamiento de Fabero.

Los métodos innovadores para la recolección de biomasa y su transformación en biocombustibles serán utilizados en aplicaciones energéticas actualmente operativas en Castilla y León y Galicia. Ya se han llevado a cabo estudios pilotos en diferentes lugares de España: tres en Castilla y León (Garray, Las Navas del Marqués y Fabero) y uno en Galicia (As Pontes).

Fuente: EFE