El incremento de la demanda de pellets y astillas para abastecer las calderas de biomasa se ve como una nueva oportunidad dee negocio en Galicia, y sobre todo en Ourense, una provincia con un alto potencial que liderará la creación de una industria en la comunidad que abastezca el mercado internacional de combustible limpio.

El gobierno autonómico se reunió estos días con los agentes económicos y sociales en el Primer Foro da Biomasa de Galicia para tratar de impulsar este proyecto. Francisco Conde, Conselleiro de Economía e Industria, participó en esta inauguración y dijo que el reto es crear una "verdadera industria" en torno a toda la cadena de producción de biomasa y anunció que Galicia Calidade certificará el origen y calidad de los pellets y astillas.

"El objetivo es aprovechar todos los beneficios de este biocombustible, una energía de origen con gran implantación en Galicia, barata y con un impacto medioambiental muy reducido", destacó. Para la puesta en marcha de esta industria, la administración ha comenzado por reunirse con empresarios, inversores, propietarios forestales, asociaciones rurales y de consumidores, y todos los sectores implicados en un foro de diálogo permanente que se convocará como mínimo tres veces al año buscando la participación activa de todos los agentes para "evaluar las mejores iniciativas que permitan avanzar en innovación, internacionalización y calidad", indicó Conde.

La certificación de calidad permitirá trasladar confianza y garantía de origen a la biomasa gallega, y será "un apoyo muy importante para el sector a la hora de posicionar la biomasa en el mercado gallego e internacional", explicó el titular de Economía, que destacó también la implicación de todos los sectores, incluidos el Igape y el Inega, en la construcción y desarrollo de esta industria de biomasa gallega "que seguro reportará importantes beneficios".