Hogares particulares, empresas y entidades locales de La Rioja disfrutan desde los últimos años de la biomasa, más ecológica y barata que el gasóleo. Actualmente hay 110 instalaciones en la comunidad, con una potencia acumulada de 5.800 kilovatios, según ha informado la Dirección General de Industria del Gobierno regional.

En el año 2008 sólo había registradas cuatro instalaciones con una potencia de 553 kilovatios.Así, el número de calderas de biomasa ha crecido el 2.650 por ciento y la potencia que generan se ha multiplicado por diez. Sin embargo, desde la desaparición de las ayudas públicas para particulares en el 2012, las cifras se han estabilizado y el crecimiento anual es de unas diez o doce nuevas instalaciones al año, frente a las 49 que se contabilizaron en el 2011.

De las 110 calderas instaladas, 77 corresponden al sector residencial y dan calefacción y agua caliente sanitaria a 767 viviendas: doce comunidades de propietarios, integradas por 712 pisos, y 55 unifamiliares. Fuera de la capital riojana, el representante del Gobierno regional señala una comunidad de propietarios en Santa Engracia de Jubera «donde, además de la caldera automática de pellet (el combustible de biomasa consistente en cilindros de madera comprimida), tienen una más pequeña para quemar leña».

La utilización de esta fuente energética se ha extendido también entre las empresas y las entidades locales riojanas que suman 33 instalaciones de biomasa.

El municipio de Daroca fue el primero en apostar hace dos años por implantar la biomasa como fuente para proveer de calor y agua caliente a distintas instalaciones municipales y a la parroquia. «Este pueblo y su alcaldesa, María Teresa Álvarez Ozcariz, son un excelente ejemplo de cómo hacer economía y desarrollo en el medio rural», subraya Juan Jesús Ramos, técnico de AVEBION, asociación nacional constituida hace diez años con el fin de promover el desarrollo del sector de la bioenergía en España.

 

Fuente: Larioja.com