Comienza el proceso de triturado de restos de poda de árboles y plantas acumulados en la planta de Transferencia de es Cap de Barbaria. Se tratarán un total de 3.500 toneladas que llevaban almacenadas desde enero.

La máquina genera biomasa triturada, que podrá utilizarse para fabricar combustible para calderas y servir de abono para la tierra, aunque para ello tiene que seguir un proceso que dura meses.

La consellera de Medio Ambiente, Silvia Tur, explicó que en una semana de trabajo de mañana y tarde podrían triturarse todos los restos de poda y recordó que hacer llegar la máquina a Formentera fue muy complejo. Cuando esté el trabajo terminado, la máquina volverá a Ibiza.

Además de la biotrituradora industrial, el equipo para triturar los restos de poda incluye una pala, un camión pulpo, el camión de los bomberos para remojar los restos de poda y un operario para limpiar lo que quede en hierros, plásticos u otros materiales que podrían perjudicar la calidad de la biomasa triturada.

El Consell dispone de dos trituradoras más pequeñas en préstamo, que alquila a quienes las soliciten para uso doméstico. El usuario puede triturar los restos de poda y evitar llevarlos al punto verde, aunque asume el coste del combustible y el compromiso de hacerse cargo de los desperfectos por uso indebido de las máquinas.

Con este servicio, el Consell busca reducir el volumen de poda que se lleva a la planta de transferencia y a la vez facilitar la fabricación de biomasa triturada.