La Consejería de Fomento y Medio Ambiente promueve dos líneas de ahorro energético, que supondrán una disminución de entre un 20 y un 30% del coste del combustible con el uso de calderas de biomasa.
 
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván y el presidente de la Diputación de Burgos, César Rico, fueron los encargados de presentar la primera jornada de varias que se celebrarán en la comunidad para mostrar los beneficios de la instalación de calderas de biomasa en toda Castilla y León. Los destinatarios de las jornadas son entre 2.000 y 20.000 habitantes de la comunidad autónoma que se pueden beneficiar de estas ventajas.

La iniciativa se lleva a cabo conjuntamente entre la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y las diputaciones provinciales, que colaboran para organizar y desarrollar estos programas mediante la selección de proyectos y recogida de datos y tramitaciones. Para desarrollar la inciativa, se analizan diferentes casos, se informa sobre la viabilidad de los mismos y si la resolución es favorable, la Consejerïa de Fomento y Medio Ambiente ejecuta, financia y mantiene las instalaciones durante el período pactado.

El programa ya se encuentra en marcha en estos momentos. De hecho, en la localidad de Trespaderne, en Burgos, ya se ha aprobado el desarrollo de dos líneas de eficiencia energetica tras un acuerdo en el pleno municipal.