La localidad granadina de Húetor Tájar quiere hacer historia en el sector de la biomasa de nuestro país, por eso tras convertirse en el primer municipio en tener una red de calor que se abastece con huesos de aceituna ahora quiere que sus tres colegios de primaria se calienten con el mismo material. Uno tendrá lista su caldera para marzo de 2015, otro entrará en la próxima partida presupuestaria y el tercero ya cuenta con esta instalación. Estas propuestas han hecho que Huétor Tájar haya ahorrado durante el último año cerca de 80.000 euros en gastos de calefacción.

Así, el ayuntamiento anunciaba estos días en su web que ha iniciado la instalación de una caldera de biomasa en uno de los colegios, y que las obras terminarán el próximo mes de marzo. El último colegio que se acondicionará para que deje de depender del gasóleo será financiado por el Gobierno Andaluz y el propio ayuntamiento.

Javier Nuño, técnico municipal encargado de la conversión renovable de Huétor Tájar, anuncia que la intención es que el colegio del barrio de Venta Nueva cuente también próximamente con una caldera de biomasa. “Desde el Ayuntamiento continuamos apostando por el ahorro y la eficiencia energética –señala Nuño a Energías Renovables–, y no solo con la instalación de calderas de biomasa, sino también en la combinación de estas con paneles fotovoltaicos en la piscina municipal y con la implantación de un alumbrado e iluminación más eficiente, en especial en el polígono industrial La Catalana, para paliar en parte los efectos de la crisis que sufre”. 

Fuente: Energías Renovables