Navarra espera que en 2020 el 5% de su energía provenga de la biomasa. Así se reflejaba en el III Plan energético de la comunidad foral, que tiene pensado aumentar un 28% la utilización de energía procedente de la biomasa forestal en esta década.

Los datos los ha dado la Presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, durante la inauguración de la I feria del sector de Navarra que se celebró del 21 al 23 de noviembre.  Yolanda Barcina

La comunidad foral se une así a la energía sostenible planificando aumentar el consumo de la energía procedente de la biomasa, que además de beneficios económicos generará 1.650 nuevos puestos de trabajo, entre directos e indirectos, que se sumarían a los 4.000 que ya genera este sector en la actualidad.

En Navarra ya existen 501 instalaciones de biomasa con una potencia térmica que se acerca a los 40.000 kilovatios. De esas 501 instalaciones, 441 están instaladas en viviendas particulares y 60 en empresas, hoteles y entidades locales.

Según la presidenta de Navarra, la comunidad pretende utilizar estos recursos de forma similar a los países europeos que más consumen energía por biomasa.