La Dirección General de Industria y Energía de la Consejería de Agricultura de la Junta de Extremadura concede la autorización administrativa a la planta de biomasa de Ence en la localidad de Alcántara, en Cáceres. Su potencia térmica será de 130 megavatios y su capacidad de generación será de 40. Funcionará obteniendo energía eléctrica a través de la combustión para la producción de vapor, que alimentará una turbina conectada a un alternador.

También se construirá una subestación para evacuar la energía generada. El presupuesto del proyecto es de 37,65 millones de euros, según el Diario Oficial de Extremadura., y sus instalaciones son iguales que las de la planta de biomasa de Mérida, en la que se invirtieron más de 80 millones de euros.

El proyecto solo necesitaba la autorización administrativa, ya que recibió el visto bueno medioambiental el pasado mes de abril.  La empresa solicitó este permiso el pasado 28 de julio, y su concesión implica la conclusión de los trámites necesarios para construir la central.

A pesar de haber recibido luz verde, la empresa señala que el proyecto permanece en suspenso. Los cambios normativos sobre las energías renovables estuvieron a punto de llevar a la cancelación del proyecto de Mérida, pero finalmente siguió adelante. En este caso, Ence considera que no se dan las condiciones necesarias para afrontar la inversión. De esta forma, esperará a que se definan nuevas condiciones de producción de energía con biomasa. De todas formas, la empresa ha querido contar con los permisos necesarios para poder construir la planta.