La Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Segovia ha dado la licencia ambiental necesaria para una nueva industria dedicada al aprovechamiento de subproductos forestales para la producción de biomasa.
La planta se instalará en el municipio de Sanchonuño, y busca el aprovechamiento de subproductos forestales generados por el aprovechamiento de madera para producir astilla, viruta y pellet.

La planta está instalada a un kilómetro del núcleo urbano, y se utilizará por una empresa cuyo cometido es aprovechar apeas de pino, virutas de aserrado, astillas, serrín y cortezas generados en los procesos de aprovechamiento de madera.

La planta tendrá un edificio de procesamiento y almacenamiento de biomasa, uno de descortezado y servicios industriales, un edificio para el personal, otro para las instalaciones contra incendios y silos para cada producto. Podrá producir 30.000 toneladas al año de biomasa.