Aunque ya existían pilas alimentadas con hidrógeno o metanol, hasta ahora no fue posible conseguir una pila a base de biomasa porque no se conseguía un catalizador eficaz para los materiales poliméricos.

Investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia han conseguido una pila que convierte la biomasa en electricidad a través de un catalizador activado por energía solar o térmica.
Esta pila puede utilizar varios combustibles, desde madera, algas, almidón, celulosa, lignita o residuos de aves de corral.
La pila podría ser utilizada a pequeña escala para suministrar electricidad a países en vías de desarrollo.
"Hemos desarrollado un nuevo método que puede manejar la biomasa a temperatura ambiente, y el tipo de biomasa que puede ser utilizado no está restringido: el proceso puede utilizar prácticamente cualquier tipo de biomasa", dijo Yulin Deng, profesor en la Escuela de Ingeniería Química y Biomolecular de Georgia Tech.