Amurrio, en Álava, es uno de los primeros municipios en sumarse al proyecto de EVE y HAZI, impulsado en 2013 por la fundación vasca para el desarrollo del medio rural y marino para aprovechar la biomasa forestal para generar energía en el ámbito rural. Amurrio ya está avanzando en el diseño del plan para suministrar a varios edificios municipales energía a partir de biomasa forestal, lo que supondrá un ahorro y el aumento de la sostenibilidad del municipio.
Primero, se analizará el recurso forestal y se estudiarán las necesidades energéticas del municipio, para encontrar soluciones y mecanismos de financiación. A partir de ahí, se implementarán medidas de ahorro energético a partir de biomasa forestal en las instalaciones del municipio que más energía consumen actualmente.
El proyecto impulsado en junio de 2013 pretende asesorar a los ayuntamientos del País Vasco en materia de proyectos energéticos que utilicen biomasa, creando un plan acorde a las necesidades locales. Está financiado por fondos europeos y pretende ayudar a las autoridades públicas locales y regionales a desarrollar acciones conjuntas y acuerdos de gobierno.