La masa forestal de los bosques gallegos representa el 50% de toda España, además de una gran cantidad de materia prima para producirla. Con estos datos sobre la mesa, en la Xunta de Galicia acaban de poner en marcha la Estratexia de Impulso á Biomasa, un proyecto que durará hasta el 2020 y con el que se movilizarán 450 millones de euros en inversiones, más 89 millones en ayudas directas y creará un millar de puestos de trabajo.

Con esta iniciativa se prevé una disminución de un 14% en el consumo de combustibles derivados del petróleo, lo que permitirá ahrorar 70 millones de euros y dejar de emitir 240.000 toneladas de CO2 por año. En los últimos años se ha apostado por la instalación de calderas de biomasa en hogares e instalaciones públicas

Mientras que entre el año 2009 y 2013 se pusieron en marcha en Galicia más de 1.500 depósitos de biomasa impulsados por el Inega, solo en este año se colocarán cerca de 1.000, invirtiendo 9,3 millones. Galicia cuenta con el 50 % de toda la masa forestal disponible en toda España; de ahí las enormes expectativas que se abren en torno a la biomasa como energía alternativa a los combustibles fósiles.