La Diputación de Álava aprobó estos días la suscripción de un convenio entre el departamento de Medio Ambiente y la Central Hidroeléctrica San Pedro de Araia para un proyecto de construcción, instalación y puesta en marcha de una planta de biomasa en Araia que abastecerá a tres edificios municipales: la casa de cultura, el ambulatorio y el colegio CEIP Araia. La obra ha sido adjudicada a la sociedad Giroa por un presupuesto de 261.221 euros, de los que el Ejecutivo foral ha puesto 98.000.

El proyecto se destina a fines muy concretos, aunque la propia Diputación está convencida de que será de “excepcional interés” para todo el territorio. El proyecto se plantea así el aprovechamiento de la biomasa forestal de los montes del entorno, lo que supondrá un valor económico añadido a ese patrimonio ecológico y contribuirá a su mejor conservación y mantenimiento. Según cuentan desde el Ejecutivo foral, esta planta de biomasa nace con la vocación de ser “un valor demostrativo y extrapolable a otros entornos naturales y rurales” que se despliegan por Álava.

El proyecto cuenta con una planta de generación térmica por biomasa que provendrá de la limpieza y conservación de los montes de titularidad pública de Asparrena, que pertenecen al parque natural de Aizkorri-Aratz, y pasará a materializar una de las líneas de actuación del Plan Mugarri de Promoción y Desarrollo de las Energías Renovables de Álava 2010-2020 para la puesta en marcha de calefacciones de distrito o distric heating a partir de los residuos naturales.