La central de Biomasa a través de Gestamp tiene hasta diciembre para poder salir adelante antes de que administrador concursal iniciaría el proceso de subasta. En estos momentos ya hay contratada una empresa especializada para la venta de los activos de la antigua planta de Rottneros. En caso de salir a subasta, no se podría cumplir con los compromisos adquiridos con los trabajadores, por lo que la opción de la biomasa en Miranda sigue siendo “el clavo ardiendo”, al que se agarran los trabajadores de la antigua fábrica de papel.

Esta solución tan esperada vendría a sustituir a los 120 megavatios que en su día el Ministerio dijo que iba a asignar de los que no se conoce su futuro pero que tampoco se descartan. El último conejo de la chistera del ministro Soria sería un decreto ley para repartir 500 megavatios para la energía eólica y 200 para la biomasa.

Con la llegada del verano y las elecciones los plazos se reducen.No obstante, el proyecto de Gestamp sigue pareciendo serio y los interesados siguen dispuestos a esperar a este nuevo decreto. En caso de llegar a diciembre sin los megavatios asignados, pero con el proceso ya iniciado, se podría ampliar el plazo, aunque sería algo a discutir en caso de que llegue.

 

Fuente: Siete Semanal