La empresa andaluza Inerco colabora con el Ayuntamiento de Sevilla y el Centro Nacional de Energías Renovables (Cener) en un proyecto de I+D para habilitar plantas de gasificación de biomasa para transformar el material procedente de la poda de jardines y productos silvícolas. Así, esta biomasa será transformada en electricidad y calor. El director general de Inerco, Pedro Marín, ha dicho que esta línea de trabajo se está efectuando en colaboración con el Cener, y supone un "aprovechamiento especial de la biomasa", con una tecnología desarrollada tanto para el Cener en Navarra como para la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden) de León.

Estas plantas cuentan con una inversión de entre seis y ocho millones de euros, aunque resalta que "al final esas inversiones se rentabilizan". Esta planta, según sus palabras, "consumen entre 12.000 y 14.000 toneladas al año de biomasa cada una, que se transforma en energía, en concreto en dos megawatios de energía eléctrica y cuatro megawatios de energía térmica, cada una de ellas".  Con dos megawatios se suministra energía para 3.500 viviendas. Marín ha recordado que Inerco comenzó a desembarcar fuera con el área de consultoría, aunque ha apuntado que "Inerco es una ingeniería que tiene una enorme capacidad tecnológica especializada y tenemos muchas soluciones tecnológicas, propias de los diferentes campos", con grandes proyectos en Chile o Colombia y con tecnologías para la optimización de la combustión, reducción de emisiones a la atmósfera y tratamiento de aguas industriales.

Fuente: 20 Minutos