Andalucía cuenta con un potencial de producción de biomasa equivalente a 3.958 kilotoneladas de petróleo (ktep) al año, un recurso con el que podría cubrirse el 22,5 % del total de las necesidades de consumo de energía primaria en la comunidad, suficiente para abastecer a más de 834.000 habitantes.

La principal fuente de obtención de esta energía es la biomasa del olivar: el conjunto de podas, hoja de almazara, orujo, orujillo y hueso de aceituna, subproductos que son aprovechados como biocombustibles de elevada calidad y que suponen aproximadamente el 40 % del potencial total, según indica la Junta de Andalucía. 

Según la Agencia Andaluza de la Energía, adscrita a la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, de las 8.759.700 hectáreas que configuran Andalucía, un 29,6 % es forestal y un 44,3% agrícola. El olivar supone casi el 39 % de la superficie agrícola y su aprovechamiento energético permite sustituir los combustibles fósiles, un mayor autoabastecimiento y diversificación energética y contribuir al mantenimiento de zonas rurales. 

Además, la Agencia Andaluza de la Energía cuenta con una aplicación informática donde los usuarios pueden obtener información sobre las posibilidades del uso de la biomasa de cara a su promoción. Este "Mapa de recurso e instalaciones de biomasa en Andalucía" engloba dos aplicaciones en una misma herramienta: el potencial de biomasa en Andalucía y las instalaciones de biomasa existentes en la región. Así, los usuarios cuentan con esta información por municipios, tipo de biomasa o sector en el que se encuadra. 

Según esta aplicación, Andalucía está situada a la cabeza del uso de la biomasa térmica en el ámbito nacional y cuenta con un censo de 23.744 instalaciones entre calderas, estufas, chimeneas, secaderos y generadores de aire caliente.

Fuente: Canal Sur