La Universidad colocó ayer en un acto institucional la primera piedra de la que será la mayor instalación de calefacción de biomasa, de 12 kilómetros. La red proporcionará calor a 30 edificios, 23 de la institución académica, tres del Ayuntamiento y cuatro de la Junta.

Este proyecto se enmarca dentro del programa de la Consejería para la implantación de calderas de biomasa en edificios públicos, que contará con una inversión de casi cinco millones de euros y estará financiado por el Banco Europeo de Inversiones y está previsto que esté listo para el próximo curso.

Esta instalación permitirá la unión de los edificios bajo una red de calefacción sostenible, eficiente y económica. En términos económicos, permitirá reducir la factura energética de los edificios conectados un 15 por ciento el primer año y hasta un 35 por ciento en los quince años que durará el proyecto, lo que supone una disminución del coste energético de más de doce millones de euros en este periodo. La instalación utilizará como combustible astilla autóctona y se prevé que consuma 8.000 toneladas al año.

Castilla y León es referente nacional en la utilización de biomasa como combustible y pretende impulsar esta clase de instalaciones en Palencia, Segovia y Soria.