¿Es realmente rentable a nivel económico escoger una caldera de biomasa? ¿Amortizaré la inversión inicial? Estas y otras preguntas son las que surgen cuando nos planteamos instalar una caldera de biomasa.
 

Lo primero que hay que saber es que se puede sustituir cualquier caldera por una caldera de biomasa. La única diferencia sustancial entre este tipo de calderas y una convencional de gasoil o gas es que quema material sólido. De hecho, puede aprovecharse la instalación de otra caldera y el funcionamiento es muy similar: sirve para generar calor.

Existen calderas de biomasa que queman pellet y otras que funcionan con varios tipos de residuos, las denominadas “policombustibles”. En este artículo, hablaremos sobre las calderas de pellet  y las compararemos con calderas de gasoil y de gas natural.

Una caldera de pellets de uso doméstico oscila entre los 3.500 y los 5.000 euros , dependiendo de su capacidad y rendimiento. A la hora de escogerla, debemos tener en cuenta las necesidades individuales de cada instalación y la potencia necesaria a instalar. 

Aunque los precios de las calderas de pellet son algo superiores a los de la instalación de calderas de gas o de gasoil, cuyo precio medio en el mercado oscila entre los 3.000 y 4.000 euros, existen una serie de consideraciones a medio y a largo plazo que pueden hacer que recuperemos la inversión en muy poco tiempo.

Subidas anuales 

Las subidas anuales del material que utiliza cada caldera son una realidad. Según el instituto de estadística de la UE, el gas natural ha aumentado su precio en un 40% desde 2005, lo que supondría una subida superior al 4,4% anual. 


Desde 2009, el precio del gasoil se ha incrementado en un 57%, pasando de los 0,86 euros a los 1’36 euros de agosto de 2013, según datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, lo que supone una subida aproximada del 11% anual.

Aunque los pellets también sufren subidas cada año, estas son inferiores a los de otros materiales. De hecho, durante los años 2010 y 2011, el precio del pellet se mantuvo constante en 3,5 céntimos de euro por kW/hora, según datos del Instituto para la Diversificación y el Desarrollo energético (IDAE).

Precio de consumo 

La Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (AVEBIOM), publicó recientemente un estudio realizado con el informe de precios energéticos liberalizados del IDEA de 18 de marzo, los últimos datos de gas natural, publicados en el BOE, y datos medios de mercado, del que se deriva que  la biomasa es el combustible con el precio más competitivo para el usuario, y, por consiguiente, una caldera de biomasa aporta rentabilidad y confort económico.

El precio del gasóleo se sitúa en 8,71 céntimos de euro por kWh y el del gas natural en 5,75 c€kWh, precio al que debemos sumar el coste fijo mensual. Con la compra de pellet a granel, el precio puede bajar hasta los 3,38 c€kWh. 


Teniendo en cuenta estos datos, la inversión en una caldera de biomasa se puede amortizar en 3 años asumiendo la subida del precio de los materiales y el coste de los mismos por mes. Esto significa que a partir de este tiempo, el ahorro que supone tener una caldera de estas características se convierte en constante, superando en muy poco tiempo la inversión inicial. 


Interés : 

http://es.wikipedia.org/wiki/Gasificación_de_biomasa

http://es.wikipedia.org/wiki/Pellet_de_madera

http://es.wikipedia.org/wiki/Biomasa