El Gobierno de Extremadura planea conceder hasta 3.000 euros de ayudas para adquirir e instalar estufas y calderas de biomasa de uso doméstico.

Así lo ha dicho Carolina Grau, directora general de Industria y Energía, que dice que "se subvencionarán las estufas y calderas cuya potencia nominal sea igual o mayor de 5 kw y menor o igual a 30 kw y que usen como combustible la biomasa". La convocatoria para solicitar estas ayudas estará abierta hasta el 20 de noviembre de este año, aunque se podría cerrar antes si se agota el presupuesto que se ha asignado al proyecto.

"Para una vivienda unifamiliar común el coste de la caldera de biomasa y su instalación sería de unos 7.900 euros frente a los 1.900 euros de una de gasóleo. Sin embargo, el coste de consumo de combustible para esta última sería de unos 2.600 euros al año frente a los 840 euros/año que supondría la de biomasa, con lo cual se consiguen unos ahorros anuales de más de 1.700 euros", ha dicho la directora de Industria y Energía.