El Gobierno de Extremadura subvencionará el 35% del coste de la instalación en viviendas de calderas y estufas de biomasa nuevas que tengan una potencia comprendida entre los 5 y los 30 kW, tanto si sustituyen a equipos con combustibles fósiles como si no.

“El objetivo de estas ayudas es promover la instalación en viviendas ya construidas de estufas y calderas que utilicen como combustible biomasa que alcancen niveles de eficiencia, fiabilidad y confort similares a los ofrecidos por las calderas tradicionales de gas y de gasóleo”, según expone el Gobierno de Extremadura en el decreto que establece las “bases reguladoras para el régimen de concesión de subvenciones para calderas y estufas domésticas de biomasa en Extremadura y la primera convocatoria para el ejercicio 2014”.

El procedimiento a seguir es la concesión directa, “en atención a las características de pluralidad indeterminada de beneficiarios y carácter social y medioambiental de la actividad subvencionable”, debido a que el carácter de las ayudas “dificulta la tramitación mediante el procedimiento de concurrencia competitiva”.

El 35% será la cuantía máxima de la subvención y en ningún caso se podrán superar los 3.000 euros por beneficiario. Como referencia, el máximo por unidad de potencia térmica nominal será de 250 €/KW para las estufas y de 400 €/KW para las calderas. La potencia para ambos casos debe ser igual o mayor de 5 KW y menor o igual a 30 KW, “y que usen como combustible biomasa en cualquiera de sus tipos y formas”.

Como requisitos, la vivienda donde se instale el aparato debe ser de uso propio dentro del territorio de la Comunidad Autónoma de Extremadura y debe ser un aparato nuevo, disponer de marcado CE y cumplir los requisitos mínimos del Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios. Además, debe ser una empresa instaladora habilitada la encargada de su instalación, y solo se podrá adquirir un único equipo por solicitante.

 

Fuente: Energias-renovables.com