El Cabildo de Tenerife va a destinar 650.000 euros de los presupuestos del próximo año a construir una planta de biomasa en la finca Las Eres, en el término municipal de Fasnia. El proyecto fue redactado hace tres años y se le adjudicará a la empresa estatal Tragsa, que gestionará la planta de forma conjunta con el Cabildo, según ha informado Ana Lupe Mora, la consejera de Medio Ambiente en la isla.

Esta planta creará puestos de trabajo y servirá para dotar de combustible no contaminante a las calderas de los grandes hoteles y de distintas piscinas del municipio. Una industria se alimentará de los desechos de la limpieza de la masa forestal, que también está encomendada a Tragsa y producirá tras su correspondiente tratamiento los pellets y astillas para el suministro a toda la Isla.

La biomasa cuesta la mitad de precio que el gasóleo y además realiza una limpieza de los montes. No contamina, ya que es biomasa de C02 neutro y por lo tanto ayuda a evitar la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Es 100 % natural y no produce malos olores como el gasóleo y además las estufas y calderas de pellets están subvencionadas por el Estado.

Ana Lupe Mora señala que esta planta de biomasa sería la primera en las Islas, aunque reconoce que “ya hay pequeñas empresas que están haciendo sus pinitos” y que su puesta en marcha a partir del próximo año viene dada por “la apuesta decidida del Cabildo por las energías alternativas”.