Investigadores de la Universidad Pública de Navarra han presentdo una investigación de 15 años en bosques navarros que aporta la información necesaria a los gestores forestales sobre la explotación sostenible de la biomasa. El trabajo fue llevado a cado por el grupo Ecología y Medio Ambiente del Departamento de Ciencias del Medio Natural y fue presentado en la apertura del curso de verano  “Usando la biomasa forestal como fuente de energía sostenible: aspectos ambientales, técnicos y económicos”, que organizan la UPNA, el Ayuntamiento de Garde y la Asociación Española de Ecología Terrestre, celebrado esta semana.

La investigación ha sido llevada a cabo en los parajes de Krutxillaga (Garde) y La Sierra (Aspurz), dondese han recogido datos sobre suelos, nutrientes, diversidad de plantas, meteorología, crecimiento de los árboles, etc.,para crear una base de datos que permita dar información útil a los gestores forestales para explotar la biomasa de una forma sostenible. “La clave de este aprovechamiento está en no extraer más nutrientes de los que entran en la masa forestal, porque de lo contrario el crecimiento decae y el sistema no se sostiene”, explicó el profesor Bosco Imbert.

Imbert y el director del curso, Juan Blanco, expusieron en sus ponencias algunos de los resultados que está obteniendo el Grupo de Ecología y Medio Ambiente con esta investigación, que ha servido ya a treinta trabajos fin de curso, tres tesis doctorales y numerosos trabajos fin de máster, y en la que participan el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la University of British Columbia, la National Taiwan University, la Universidad del País Vasco, la Universidad de Alcalá y el Gobierno de Navarra, entre otros.