El complejo deportivo Es Raspallar del Consell, en Ibiza, instala una caldera de biomasa que le permitirá prescindir de las dos que funcionan ahora con gasoil. El Consell Executiu aprobó esta semana el proyecto para la ejecución e instalación de esta caldera de biomasa en el edificio de la piscina situada junto a sa Blanca Dona.

El presupuesto de ejecución es de 432.372 euros, subvencionado por el Grupo de Acción Local para el Desarrollo Rural de Ibiza, que pone 200.000 euros. Se instalará una caldera de biomasa de 500 kW de potencia para conectar a la instalación térmica que ya existe, y así cubrir con energía renovable la demanda de agua caliente y calefacción.

Actualmente, se utiliza para ello dos calderas de gasóleo, por lo que con la nueva instalación de la caldera de biomasa “se pretende conseguir un importante ahorro económico y una reducción en las emisiones de la atmósfera”. “Las calderas de biomasa contribuyen al desarrollo de la economía local y a su integración en programas de gestión forestal”, señala el Consell Executiu.