El consejero de economía y empleo, Tomás Villanueva y el alcalde de Villaquilambre, Manuel García han llevado a cabo un convenio de colaboración para instalar dos redes de generación térmica a base de biomasa y una pequeña red de distribución de calor en el colegio público Villa Romana de Navatejera y en la Casa de Cultura de Villaobispo de las Regueras.

Las instalaciones se enmarcan en el plan piloto de sustitución de calderas de gasoil en edificios públicos por calderas de biomasa, “combustible más ecológico y económico”, según señala el alcalde, Manuel García.

Se prevé que con esta mejora el ayuntamiento ahorre 15.000 euros anuales en calefacción a través de una inversión de 70.000 euros financiada por el Ente Regional de la Energía.

La caldera funcionará con pellets, eliminando completamente el consumo de gasóleo C y reduciendo el consumo de gas natural.

Con ello, Villaquilambre se convierte en un municipio pionero en bioenergía, dado que, en la provincia de León, el EREN sólo ha promovido cuatro instalaciones de biomasa: un sistema mixto de energía solar, biomasa y gas natural en el complejo deportivo Salvio Barrioluengo y la calefacción de la Real Colegiata de San Isidoro, en León; una calefacción en el colegio público de Tabuyo del Monte, en Luyego, y la calefacción de la Fundación Santa Bárbara en La Ribera de Folgoso.