Apostar por la biomasa en nuestro hogar o pequeño negocio es una opción inteligente si queremos contribuir a la sostenibilidad de nuestra región, pero también si queremos ahorrar un buen pellizco anual en calefacción o agua caliente.
La biomasa procede de residuos que la naturaleza ya no necesita y que no pueden ser utilizados para otro fin o para otro tipo de productos. Así, en vez de desecharlo lo podemos usar como combustible para calentar nuestro hogar, por lo que estaremos ayudando al medio ambiente. Además, se trata de una energía muy barata porque proviene de deshechos orgánicos y casi no necesita tratamiento.
Las fábricas de pellets, que se fabrican con madera prensada natural a la que no se añade ningún otro complemento, se están convirtiendo en una realidad y estamos siendo testigos de la creación de un gran número de puestos de trabajo relacionados con la biomasa en nuestro país.
En los últimos tiempos, los organismos públicos se están dando cuenta de la importancia de incentivar el uso de las energías renovables y últimamente compartimos muchas noticias relacionadas con nuevas instalaciones de calderas de biomasa o estufas de biomasa en organismos públicos que contribuyen a ahorrar y a reducir las emisiones nocivas.
Desde Grupo Biosan queremos destacar la labor que llevamos a cabo las empresas que trabajamos en el sector, para aportar visibilidad y concienciar a la ciudadanía de la importancia de la sostenibilidad.