Ayer abría la convocatoria de ayudas de la Xunta de Galicia para la instalación de calderas de biomasa. Esta iniciativa pretende incrementar la demanda de estos aparatos que transforman materia orgánica en combustible y que suponen un ahorro de unos 70 millones de euros anuales.

Recordemos que esta línea de ayudas está financiada por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y están dirigidas a hogares, empresas y administraciones públicas del ámbito rural. Este año, como novedad, los beneficiaros contarán además con una deducción fiscal del 5%.

El objetivo de esta iniciativa es fomentar la instalación de aparatos de energías renovables, y se prevé la implantación de 1.000 calderas y una movilización de 20 millones de euros. La convocatoria del año pasado permitió instalar 400 calderas en hogares de Galicia, 120 en el ámbito empresarial y 80 en las administraciones públicas. Además, se aumentó el consumo de pellets y estelas en unas 24.000 toneladas, lo que supone más de un 15 por ciento del consumo actual.